A password will be e-mailed to you.

En este día de éxito comercial para las empresas de chocolate y flores de todo el mundo, quisiera contarles sobre una historia de verdadero amor y dedicación de una pareja japonesa en Miyazaki, Japón.


Todos los años en primavera (mediados de marzo en Japón),  hay una casita de una pareja en Miyazaki que es presentada en varios canales de televisión.

Esta que se han vuelto en un famoso lugar turístico lo pertenece la familia Kuroki. En abril, el patio de su casa se transforma en un paraíso de flores rosadas llamadas Shibazakura o “Sakura de pasto” (Moss Phlox).

En abril se llena de visitantes de todas partes de Japón.

El señor Toshiyuki Kuroki de 86 años mantiene y administra este jardín solo. Su esposa, Yasuko Kuroki de 76 años es la que recibe con una gran sonrisa a todos los visitantes. Pero lamentablemente, Yasuo nunca ha podido ver este magnifico jardín rosado que que prepara su esposo todo los años. Al conocer su historia, uno no deja de caer una lagrima.

En 1956, la pareja Kuroki se conocieron y casaron mediante Omiai, una tradición japonesa de presentar a dos personas solteras para casarse. Los dos eran agrónomos y tenían su pequeño campo donde cultivaban verduras.

Después de un tiempo tuvieron tres niños, y para aumentar las ventas, transformaron su campo en una granja productora de lácteos.
El trabajo en una granja familiar es fuerte. Se levantaban a las 2 am a limpiar, darle comida a las vacas, las ordeñan y luego preparaban la comida para el próximo día. Trabajaron los 365 días del año sin mucho descanso o vacaciones por más de 20 años. Gracias a su apoyo mutuo y dedicación, lograron sostener 60 vacas en su propiedad.  Sus hijos crecieron e independizaron y su arduo trabajo había dado fruto.

Justo cuando todo iba bien, les paso algo muy inesperado.

Un día común y corriente, a Seiko le comenzó a doler los ojos. Toshiyuki la llevó al medico ese mismo día para ver que tenía pero el médico no supo decirles que cual era la causa.

Después de una semana de dolor, Seiko ya no podía ver. La llevaron a la clínica de emergencia más cercana y por fin supieron lo que tenía. Había perdido la vista por complicaciones de diabetes.

Yasuko, que entonces tenía 52 años de edad, perdió el animo y su sonrisa por el shock de no poder ver. Esto significaba también que tenían que desistir de sus 60 vacas lecheras ya que Toshiyuki no podría hacer el trabajo solo. La perdida de la vista de su esposa, el cierre de la granja y no lograr su sueño de viajar juntos, los dejó a los dos con mucha tristeza y desesperación.

Para celebrar sus 30 años de matrimonio, la pareja Kuroki que ahora ya tenía un poco más de tiempo para ellos mismos, decidieron cumplir su sueño de viajar por todo Japón. Desde hace años que se habían prometido que iban a conocer todos los rincones de Japón y habían juntado de a poco la plata para lograrlo. Es el regalo que le quería hacer a su esposa por tantos años de dedicación y apoyo a un trabajo tan duro.

Toshiyuki trataba de alegrar a su esposa sin éxito. Yasuko ya había perdido las ganas de todo y se quedaba encerrada en su cuarto. Se quedaba en la oscuridad sin hacer nada y con depresión. Toshiyuki ya no sabia que hacer.

En la primavera un año después de haber salido del hospital, Toshiyuki fue a ver su jardín y notó que había muchas personas que se quedaba contemplando a las Shibazakura que había plantado en su jardín para impedir el derrame de tierra con las lluvias de temporada. La gente le encantaba el color casi fluorescente de estas flores.

Viendo esto, a Toshiyuki se le ocurrió una idea. Deicidio plantar estas flores en todo su jardín y convertirlo en una alfombra rosada.

Por dos años, cortó todas las plantas de su jardín, hizo pequeñas montañas y preparó la tierra con grandes cantidades de compost. Poco a poco fue aumentando sus Shibazakura trabajando sólo por más de tres años.

Hizo todo esto porque Toshiyuki tenía un plan. Quería que todos los años su casa se llene de visitantes para que conversen con su esposa.

Si ya no podían viajar por todo Japón, haría que la gente de todo Japón venga hacia ellos. Esa era la misión que Toshiyuki se había propuesto y no descansó hasta lograrlo.

Pasaron 10 años desde que se propuso esta idea y logró crear su alfombra de flores para su esposa.

A Yasuko le regreso su sonrisa radiante y una vez más comenzó a disfrutar de la vida.

Pasaron otros 10 años más y hoy en día esta alfombra rosada sale en todos los canales de televisión en Japón. La pareja recibe entre 3,000 a 5,000 visitas los fines de semana en su jardín que creció a tener 2,000 metros cuadrados.

La pareja se pasea toda las mañanas por su jardín y ahora su pasión de vida es que la gente disfrute de sus flores.

Hace mucho que no escribía de una historia de amor pero creo que esta es la que más me gusta contar. Si pasas por Japón a fines de marzo o comienzos de abril, te recomiendo pasar a visitar a la casa de los Kuroki. Aquí les dejo el mapa del lugar: Google Maps Casa Kuroki

¿Sabes cual es el significado de la flor Shibazakura o Moth Phlox en lenguaje de las flores?

Significa “pasión fogosa” o “un amor que no se deja” .

Sin duda este Sr. Kuroki es todo un galán que supo recuperar la felicidad de su esposa.